ENTREVISTAS

[ENTREVISTAS][twocolumns]

MÚSICA

[MUSICA][bigposts]

La ciencia ha encontrado la solución perfecta para buscar aparcamiento.


Tener coche tiene muchas ventajas. Podemos viajar cómodamente sin depender de horarios, ir de vacaciones con los amigos o familia a cualquier parte y un largo etcétera de opciones. No obstante, también el coche cuenta con sus puntos flacos y no hablamos precisamente del término monetario. Nos referimos a ese momento en el que puedes estar con facilidad cerca de media hora buscando aparcamiento. El tiempo se te echa encima, no ves ninguna plaza válida y para colmo, cuando la encuentras, te la 'roban'. Ahora la ciencia ha encontrado la solución perfecta para buscar aparcamiento.

El estudio ha sido realizado por un grupo de investigadores, Paul Krapivski de la Universidad de Boston y Sidney Redner del Instituto de Santa Fe. Ambos han demostrado mediante un divertido método en el que han clasificado a los conductores según su forma de aparcar cuál es la mejor manera de estacionar nuestro vehículo. Para el estudio han empleado las matemáticas y la física, es decir, desde los microtúbulos que forman los tejidos de la células, pasando por supuesto por otros comportamientos de la naturaleza.


Para la investigación han dividido a los conductores en tres tipos según su forma de aparcar: El optimista, el prudente y el manso. Cada uno de ellos responde a unos patrones diferentes y que veremos a continuación de manera más detallada.

El Optimista: Es uno de los conductores que más tiempo pierde. No le importa estar durante un largo periodo buscado aparcamiento hasta dar con un sitio cerca de la salida. Cree que lo encontrará tarde o temprano.

El Manso: A este tipo de conductor no le importa el lugar en el que aparcar el coche, tanto si es lejos como cerca de la salida. Debido a ello, ese tiempo extra que gana aparcando lo perderá andando o en salir del parking debido a las colas.

El Prudente: Este conductor nada a medio camino entre los dos anteriores, aunque acercándose más al Manso. Aunque no aparca en el primer lugar que encuentra, sí que dedica algo de tiempo a buscar el mejor sitio posible. Eso sí, sus preferencias serán siempre las plazas amplias con el fin de no tener problemas durante la maniobra.

Los resultados del análisis, en base a las pruebas realizadas fueron claras. El conductor que menos tiempo pierden aparcando es el Prudente junto al Optimista. Por su parte el Manso es quien se queda en la parte baja de la tabla. Sobre las recomendaciones que los propios físicos dieron en el estudio en torno a uno u otro conductor, ambos coincidieron en emplear el estilo del Prudente, es decir, perder algo de tiempo en la búsqueda de sitio pero sin obsesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.