ENTREVISTAS

[ENTREVISTAS][twocolumns]

MÚSICA

[MUSICA][bigposts]

Suecia: las autoridades expulsan a ancianos de un bloque de apartamentos de Estocolmo para dar cabida a solicitantes de asilo

Esta semana, solicitantes de asilo e migrantes trasladaron sus pertenencias a Dianagården, un edificio residencial en Estocolmo que anteriormente albergaba a un grupo de ancianos hasta que se les dijo que tenían que irse porque los baños del edificio eran cinco centímetros demasiado pequeños para cumplir con las normas de construcción.


Según el medio de comunicación sueco, los políticos simplemente usaron la violación del código de construcción como pretexto para expulsar a los ancianos y así se pudiera trasladar a los inmigrantes al edificio en una fecha posterior.

Aunque muchos suecos están bastante molestos con la noticia, Andrea Ström del Partido Moderado cree que la asignación de los 48 pisos para "contribuir a la integración" es algo "muy bueno".

Desde que comenzó la crisis migratoria en 2015, Suecia ha acogido a más solicitantes de asilo e inmigrantes per cápita que cualquier otro país. Además de soportar crímenes violentos y agresiones sexuales, los municipios suecos también se están quedando sin fondos para apoyar a los inmigrantes que dependen de las ayudas sociales.

Semanas atrás, La Gaceta Europea informó de que ocho de cada diez municipios suecos recortarán fondos para servicios públicos básicos, incluidos aquellos para discapacitados y ancianos, para compensar el alto coste de acoger a un gran número de inmigrantes que dependen de las ayudas sociales.

La situación en Suecia se ha deteriorado hasta tal punto que el gobierno danés ha introducido controles fronterizos desde Suecia para garantizar la seguridad de su país.

En octubre, el ex CEO de Scania, una importante compañía de camiones en Suecia, advirtió que el país podría encaminarse hacia una guerra civil debido a los problemas sociales que han surgido como consecuencia de la recepción de un gran número de inmigrantes de culturas alógenas.