ENTREVISTAS

[ENTREVISTAS][twocolumns]

MÚSICA

[MUSICA][bigposts]

Galopando hacia el abismo


Por Ramon Rivera |

Escribo estas líneas experimentando el profundo asco que me genera la visión de este individuo, traidor a España, mientras vierte todo su veneno en el Debate de Investidura. No escapan a mis ojos las sonrisas y los gestos de aprobación de los integrantes del “coro de mercenarios” jaleando a esta innoble marioneta, movida por los hilos de su ambición, que lo convierten en paladín de intereses espurios. Recuerdo que, no hace mucho, el “esbirro bananero y besucón” clamaba a los cuatro vientos por la declaración de un Estado de “ALERTA ANTIFASCISTA” y, apenas pasados unos días, este “Ideólogo de la Complutense” cambia su mensaje y abraza apasionadamente al “líder carismático” y menos mal, que este abrazo no fue extensivo al resto de su equipo, pues en dicho caso la escena concluiría con encuentros amorosos sobre el catre de cualquier meublé de “sopla nucas”, “come almohadas” o “locas desatadas insatisfechas”. ¡Todo es poco para dar el debido homenaje a los “espermatozoides bolcheviques” del canijo “macho alfa”! que, para esta ocasión, se ha ataviado “de baratillo”, con una chaqueta que hace honor a su característica de “manga larga” y disimula, a duras penas, su cuerpecillo enclenque de tísico que nos remonta a los tiempos en que su “insigne abuelito” profería amenazas de muerte contra D. ANTONIO MAURA en un alarde de “liberalismo y corrección democrática”. Hoy, por el contrario, este despreciable sujeto sonríe condenándonos a la repugnante visión de la suciedad de su dentadura sólo comparable con la de su conciencia y, con cierto desaliento, pienso que “A ESPAÑA NUNCA LE IRÁ BIEN MIENTRAS ESE CONJUNTO DE DEMAGOGOS Y RATEROS QUE MILITAN EN LOS DESVARIOS DEL IDEARIO SOCIALISTA NO ABANDONEN EL MARCO POLÍTICO”.

Y me pregunto ¿Qué tienen que llegar a hacer estos falsarios para que la masa de resentidos aglutinados por el odio se “caiga del caballo” y les dé la espalda? Y mientras tanto los cuatro “junta letras” difunden el mensaje de que “el pueblo español es muy inteligente” ¡YA QUISIERA YO! Y, así nos va, cuando la eterna gentuza da una base electoral a estos oportunistas trepadores mientras mantiene en el armario a personas tan dignas y valientes como NICOLÁS REDONDO TERREROS, JAVIER FERNÁNDEZ, los MÚGICA y otros muchos que han sido ignominiosamente silenciados por los que se autodenominan “SUS COMPAÑEROS”. Hoy, por desgracia, ya hemos perdido la confianza que nos llevó para creer esperanzados en un partido socialista alejado de aquella horda golpista y ladrona que tanto daño causo a nuestra Patria.

Y así, parodiando la tan hispánica zarzuela conocida LA CORTE DEL FARAÓN, aquí tenemos al “INDIGNO” en su peregrinar hacia la sala de “bis a bis” de la cárcel de Lledoners, mientras el acólito come almohadas le repite machaconamente al oído aquello del “coro de viudas”: ¡MÍMALO, MÍMALO, NO LE DIGAS NUNCA QUE NO! y, una vez alcanzado su destino, el GORDO PUTIFAR de mirada ciclópea lo humilla paladeando su poder al verlo en postura de cubito prono mientas canta emulando a D. Hilarión “se desviven por verme contento esperando que llegue el momento en que yo diga cuál de los dos me gusta más”.

Y continuando con este intento desesperado de llamar a la reflexión a nuestros lectores, me permito recordarles cuales son, a mi modesto entender, las funciones atribuidas al ejército nacional:

- Blindar nuestras fronteras.

- Mantener la dignidad de la Patria, respetando y haciendo respetar aquellos símbolos que la representan.

- Cuidar el orden social en beneficio de la ciudadanía.

- Combatir contra un hipotético invasor.

El correcto desempeño de estas funciones legitima y justifica su existencia, pero ¿cuál de dichas funciones se les permite asumir?, obligándolos a permanecer impasibles ante la violación de nuestras fronteras, por una horda de salvajes que aplican toda su violencia contra nuestras sufridas fuerzas policiales, las constantes ofensas a nuestros símbolos patrios y el mantenimiento del desorden prerrevolucionario a cargo de un grupo de mequetrefes y cretinos seniles envalentonados y que decir de la humillación que sufre el pueblo español por el ridículo a que lo someten cuatro hijos de … ante el resto de las naciones. Ni que decir tiene que, una potencia económica y política como nuestra Patria, reaccionaría neutralizando a la gentuza que la amenaza, y eso sí, expulsando a los culpables a sus países de origen para no convertirnos en el estercolero mundial, pero si la pasividad aparte de impuesta es bien recibida nos veremos obligados a admitir que aquellos ejércitos de Mola y Sanjurjo han desaparecido para dar paso a un funcionariado carente de ideales, que sólo aspira a trepar por las ramas del escalafón. Y, ante esta triste realidad, el deseo de que el pueblo salga de su letargo será un desesperanzado desiderátum cuyo contenido colisionará frontalmente contra ese muro de las lamentaciones que, al decir de los falsarios, se denomina “gobierno de progreso”, mientras tanto seguiremos disfrutando la paz de los cementerios.

También pienso con tristeza, que al igual que ocurría en las comidas familiares campestres donde siempre había alguna vieja entrometida que, olvidando su condición de invitada, daba órdenes en el sentido de que los niños nos fuésemos a jugar al jardín. El motivo era que con el bullicio propio de nuestros juegos infantiles afectábamos la “situación letárgica” de los comensales, y el mensaje subliminal, que aún no teníamos raciocinio para entender, era: Os queremos sonrientes y vestiditos de domingo, pero no interrumpáis nuestro dulce sestear ni oséis intervenir en las conversaciones de los mayores. Si trasladamos mi recuerdo a la situación actual de nuestras Fuerzas Armadas, en manos de esa vieja entrometida que es Naciones Unidas que las conduce a exóticos destinos, que a fuer de ser sinceros nos importan un rábano, mientras el poder político se dirige a ellos diciéndoles ¡ALA, IROS SOLITOS A JUGAR A LA GUERRA!, pero eso sí, “bien remunerados”, y cuando volváis a casa os dedicaremos unas cuantas frases “huecas y grandilocuentes” para hacernos perdonar las múltiples ofensas que os venimos infligiendo y ¡PELILLOS A LA MAR!, a cambio os dejaremos vestiros de gala y desfilar ante nosotros para mayor gloria del sistema, y quietecitos que si molestáis os sustituimos por una cabalgata circense que resulta más barata y colorida, pero lamentablemente sois “un mal necesario” para dar salida a las jugosas comisiones por la compra de armamento, pero que quede claro ¡LA CABEZA SÓLO PARA DAR APOYO AL CASCO!, y tenerlo bien presente o se acaban las “chapitas” con que os premiamos. Y, un último consejo para las cúpulas militares, el “camuflaje y el mimetismo” constituyen herramientas útiles en la acción militar pero no pueden adoptarse como filosofía de vida.

Y una vez más constato que el pescado se pudre por la cabeza y que el pueblo español padecerá a la gentuza política en tanto no se desarticulen las élites: Judiciales, castrenses y religiosas aquejadas de ambición, hipocresía y amnesia, que cierto es aquel viejo dicho de que “es más probable que un general muera de parto que en acción de guerra” en la España actual. Aquello de que el pueblo salga de su letargo será una desesperanzada carta a los reyes cuyo contenido colisionará contra esa línea Maginot que hoy se conoce como “gobierno de progreso”, mientras tanto los borregos seguirán pastando plácidamente entontecidos y absortos por sus juegos, promovidos y auspiciados por el “Estado de Bienestar”.

Interrumpo este texto y lo retomo en la mañana del día seis viendo como la tal Margarita, con la cara de cemento, pelotea a un grupo de orondos uniformados que reciben palabras vacías y chatarra en actitud sumisa, mientras esperan el momento de “cargar heroicamente”, palillo en ristre, contra las croquetas y otros frutos de sartén con gran peligro de sus vidas, por aquello del colesterol. Y me surge la pregunta: ¿adónde podemos ir con esta pléyade de vendidos? Para poner las cosas en orden habría que desmontar diversas cúpulas: Poder judicial, Iglesia, ejercito, etc. y sólo así nuestra patria se liberaría del mal que la atenaza, pero unos jueces enfermos del virus de la ambición y la política, unos generales dóciles ante las prebendas y un clero cobarde y oportunista no son los mejores ingredientes para confeccionar un guiso, digerible.

Ante las evidentes dificultades sólo quedará la esperanza de que alguien diga ¡Corneta, toque diana! haciendo realidad la estrofa de “que en España empieza a amanecer”, y así, Gabriel Celaya y otros muchos intelectuales, que sufrieron y soñaron un futuro mejor para nuestra Patria, descansaran en paz. Entre tanto ¡VIVA LA COFRADÍA DEL SILENCIO! y tengamos paciencia para ver indiferentes como, arrastrados por los ejemplos actuales, nuestros nietos ya no jugarán a los soldados sino a los guerrilleros urbanos, terroristas y liberados sindicales, y nuestras niñas ya no desearán ser princesas honestas y recatadas e imitaran a las prostitutas de lujo de las revistas del corazón. ¡En fin! como decían los anarquistas ¡TODO VA BIEN, LUEGO TODO VA MAL! Feliz Año, queridos lectores.

NOTA: Me entero en el momento de cerrar el artículo que el Teniente General D. Julio Rodríguez ha visto reconocidos sus méritos ascendiendo a “EDECÁN” del Coletas, siento pena por este hombre que me parece una buena persona, pero ha cometido un error imperdonable para un aviador ¡PERDER LA BRÚJULA! También recuerdo al Teniente General D. Fulgencio Coll “sufriendo estoicamente” la actitud impertinente de un “Don Nadie”, senil y peinado como el príncipe valiente, y pienso que me gustaría ver a este incorrecto individuo entrevistando a un ayatolá o a un “general bananero”. ¡Qué lejos están los tiempos del Cu-cut!