ENTREVISTAS

[ENTREVISTAS][twocolumns]

MÚSICA

[MUSICA][bigposts]

CORONAVIRUS: ¿Son las mascarillas imprescindibles para salir a la calle?

Las recomendaciones iniciales eran claras para evitar el contagio por el nuevo coronavirus: lavarse las manos con agua y jabón de forma frecuente, mantener una cierta distancia social, de al menos un metro.... Nada se decía de las mascarillas, tan habituales en los países asiáticos. De hecho, la OMS, entre sus consejos, no considera fundamental su uso, siempre y cuando el ciudadano esté sano. Sin embargo, en los últimos días, en Europa, se ha encendido el debate: ¿Y si las mascarillas son necesarias? De hecho, dos países europeos ya han optado por hacer obligatorio su empleo siempre que se salga de casa: República Checa y Eslovaquia. Además, Austria va a imponer a sus residentes que las lleven siempre que vayan al supermercado. E Italia y Alemania ya están dibujando el periodo postpandemia, y se plantean exigir este artículo. Por cierto, Estados Unidos tampoco la consideraba imprescindible, pero todo empieza a dar un giro.


Parace que en Europa la fotografía va a ser muy similar a la de los países asiáticos. Resulta habitual ver a chinos o japoneses con mascarillas para eludir la contaminación, pero también para prevenir los virus que desencadenan enfermedades respiratorias. Uno de los responsables de la gestión de esta crisis en el gigante asiático indicaba en un artículo en la revista 'Science' que el gran error del Viejo Continente y EE UU era no emplear las mascarillas. «Este virus se transmite por gotitas y contacto cercano. Las gotas desempeñan un papel muy importante: tienes que usar mascarilla, porque cuando hablas, siempre salen gotas de tu boca. Muchas personas tienen infecciones asintomáticas o presintomáticas. Si usan máscaras faciales, pueden evitar que las gotas que transportan el virus escapen e infecten a otros», expuso George Gao, jefe del Centro Chino para el Control y Prevención de Enfermedades.

Expertos consultados por varias publicaciones comentan que sí, que sería conveniente el uso de las mascarillas para evitar el contagio, aunque también sopesan que puede provocar un efecto contrario: que la gente sienta una sensación de falsa seguridad y deje de lado otras medidas de precaución, como el lavado de manos o la distancia social. Y consideran que no se recomendó en un primer momento por los problemas de desabastecimiento, porque podía dejar sin stock a sectores críticos, como el sanitario o los trabajadores de los supermercados. Porque, además, recuerdan que cada prenda es de un solo uso y harían falta millones para abastecer a toda la población.