ENTREVISTAS

[ENTREVISTAS][twocolumns]

MÚSICA

[MUSICA][bigposts]

«Buenos días, España»: «Sánchez ha ofrecido al separatismo catalán la cabeza de Pérez de los Cobos para seguir en la Moncloa»

Fernando Grande-Marlaska es quizás el ministro que más decepción está causando desde el primer día de su mandato. Llegaba a Interior precedido de un reconocible prestigio en los tribunales, como vocal del CGPJ o como magistrado. A izquierda y derecha, era elogiado en su labor, salvo por su excompañera en la Audiencia Nacional y ahora fiscal general, Dolores Delgado, que hasta se mofaba de su condición sexual. Sin embargo, como ministro se ha revelado como un profesional del sectarismo al servicio de la extrema izquierda. Es un manipulador de la información, un perseguidor de la libertad de expresión y, sobre todo, un enterrador de la separación de poderes. De hecho, sorprende que sea un magistrado de carrera quien pretenda imponer la domesticación de los jueces para proteger a Sánchez de sus errores con el coronavirus.